Comienza la temporada de verano en televisión

Empieza el verano, una temporada en la que la gente está en la calle, viajando o tomando tintos de verano y rubias con limón o gaseosa. Es una temporada en la que gente ve poco la televisión.

Sin embargo esto no quita para que cuando la vea no quiera ver algo de una mínima calidad.

Han terminado ya las series americanas y las de producción propia de por la noche. Éstas que se pelean por ganar un 1% de la audiencia todas las semanas. Adiós a Prison Break, House, Héroes, Los Serrano, Mujeres desesperadas o Anatomía de Grey (que las mencione no significa que las siga o me gusten. Son las que más audiencia tienen).

Comienza entonces la época en la que se repiten todos los capítulos que se han emitido durante la temporada de invierno, se potencian las telenovelas, las películas de vaqueros después de comer, las producciones de cine para televisión (malas, malas), películas exitosas de los ochenta exhibidas mil veces, las vaquillas persiguiendo y embistiendo a gente vestida con trajes hinchables de luchador de sumo, los programas de variedades en diferido en donde se ve la decoración de nochevieja de 1997, los “Murcia, qué bella eres” o “Qué bonito es Tomelloso”… calidad suprema.

Las vacaciones de los españoles en el extranjero se han multiplicado a lo largo de los últimos años, incluso hay familias que se endeudan para poder viajar a países recónditos. ¿Será por gusto o por huir de la programación televisiva estival?

Prefiero no investigar.

Anuncios

3 pensamientos en “Comienza la temporada de verano en televisión

  1. Ayyyyy, ¡¡que me duele sólo de verlo!! “HINCHABLES”, por fa, por la salud de mis retinas. Supongo que será una errata, ¿a quién no se le ha ido alguna vez el dedo de tecla?
    Absolutamente de acuerdo, peeeeero tú sabes mejor que yo que cada canal de televisión es, antes que medio, una empresa. Y tiene un doble objetivo: difusión y rentabilidad, pero también sabemos que la difusión está al servicio de la rentabilidad, porque sin beneficio no hay empresa (mayor difusión= audiencias más altas= más público al que vender productos = más anunciantes = más ingresos por publicidad, ¡bingo!). Cuando por una cuestión estacional (las vacaciones, el buen tiempo) se pierden consumidores, poco puede hacer la empresa por cambiar los hábitos así que la solución es parar la producción. Como la tele (y la radio) es perenne, como la funeraria, no se puede dejar la emisión en blanco, así que se refritan todos los contenidos que ya se han emitido (más algún magazine con novilleros, que los primeros espadas tienen derecho a vacaciones, de contenidos muuuuy ligeros que rayan lo insultante) o que se compran en las rebajas de verano. Otro ejemplo: los helados. En invierno apenas (y digo apenas porque hace unos años recuerdo una campaña de la Asociación de Fabricantes de Helados que recordaban que se pueden tomar en otras épocas del año que no sean verano…en el anuncio aparecía un chaval vestido de nazareno) se publicitan, porque es difícil convencer a un señor de Soria de que a 5º bajo cero es muy agradable tomarse un helado. Los helados no dejan de producirse, al menos en términos absolutos, pero las empresas reservan las variedades obscenamente deliciosas para los meses de verano (aunque en los chiringuitos de playa no te los sirvan porque no tienen el precio escrito con rotulador rojo en el cartelón). En este caso no es una merma de calidad durante el invierno, pero sí hay una mejora en la temporada alta del helado.
    Pero no hay mal que por bien no venga, en verano hay excusas para apartar un poco la tele y subir el índice de lectores, que falta nos hace.

  2. ¡Vaya falta de ortografía! Lo reconozco. No es un derrape de ratón ni una tecla mal pulsada. Es una falta de ortografía en toda regla ocurrida por falta de atención. Prometo que sé que hinchar se escribe con “h”. En mi favor debo decir que en 324 post y tres años de trabajo en este blog esta es la primera vez que se me pilla una falta de ortografía tan grave. Menos mal que tengo lectores de nivel y activos, que avisan de errores de este calibre. Muchas gracias.
    Espero que no vuelva a ocurrir.

  3. Gracias por la parte que me toca, pero es que tengo alma de corrector de imprenta aunque trabaje en la radio. Rectificar es de sabios y reconocer los errores es de gente honesta. ¡Tres puntos pa’ ti!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s