Dos problemas molestos de la información web

Hay dos cosas que me molestan muchísimo sobre las informaciones generadas a partir de Internet o de Internet como fuente informativa.

La primera es la gran cantidad de blogs que sólo copian y pegan. Al tener configurado un lector de feeds RSS y estar dado de alta en blogs de temática similar, me encuentro todos los días con informaciones repetidas. Incluso con semanas de diferencia. Prefiero anotaciones poco desarrolladas o de análisis que de información de actualidad, que anotaciones que no hacen más que repetir lo mismo, la misma información que emitieron los blogs más potentes y que tienen a su disposición las fuentes directas.

La otra cuestión que me duele, me molesta, y más si cabe, es el hecho por el que los medios de información digitales, los potentes, y los medios tradicionales, usan las informaciones de la blogosfera con semanas de retraso. Con todo el presupuesto que tienen, podrían buscarse sus propias informaciones y no copiar lo mismo que hemos visto ya copiado cientos de veces en los blog que consultamos o en nuestros lectores de feeds RSS.

Un lector de la blogosfera poco ducho puede ser víctima de informaciones falsas o de rumores emitidos como informaciones. Que el público sea víctima es malo, pero que los medios conservadores poderosos, con toda la difusión que tienen, sean también víctimas de estas informaciones erróneas, me parece horrendo.

Una verdadera pena. Prefiero publicar anotaciones menos rompedoras pero novedosas que dar una información repetida.

Anuncios

4 pensamientos en “Dos problemas molestos de la información web

  1. Se puede decir más alto, pero no más claro, Rafael. Yo, que no soy una “integrada” (en terminología de Umberto Eco), tengo ciertas reticencias a considerar a los bloggers como periodistas…y es precisamente por esto.
    A modo de anécdota podré contar que en un monográfico de Economía en televisión (cuando se trabajan historias de este tipo la precisión en los datos es esencial para no meter la pata), el profesor nos decía que miráramos más de una fuente y que nos cerciorásemos bien de que los lugares donde buscábamos no estuvieran repicando ad infinitum el mismo informe…una tarea más que complicada.
    Sinceramente no creo que cualquiera que sepa juntar letras en palabras que forman frases pueda considerarse periodista. Cierto es que en esta profesión un título significa poco (por no decir nada) y que el criterio se va forjando con la práctica, pero lo esencial de un periodista es dar a conocer aquello que permanece oculto. Y los que trabajamos en esto sabemos que no es fácil elegir entre un tema importante, uno interesante y uno novedoso, eso lo da eso tan etéreo del “olfato periodístico” que es susceptible de educar (y se puede hacer de forma intuitiva si uno tiene los ojos y los oídos abiertos). Informar, en su definición más poética, es “reducir la incertidumbre”…y con informaciones repetidas, en el mejor de los casos- porque también se dan procesos de rumorología, donde el que recibe el dato lo transforma, añade, quita, deforma- no hay reducción de incertidumbre sino bombardeo sobre las mismas historias y, por tanto, la virtud de dar a conocer aquello que se queda fuera de las grandes agendas informativas de los medios, se pierde por completo.
    Y por otra parte, una de las asignaturas pendientes que tenemos en esta Sociedad de la Información para poder transformarla en Sociedad de la Comunicación es que nuestros lectores, oyentes, espectadores o navegantes, sepan seleccionar con criterio (no periodístico, pero sí con conocimiento) los mensajes a los que se exponen y que sepan descodificarlos en su contexto: qué se cuenta, dónde se cuenta, cuándo se cuenta, quién lo cuenta, cómo hay que valorar esos datos y dónde se puede encontrar la confirmación o el desmentido. Y ahora con Internet es muy fácil acceder a las fuentes (casi todos los organismos oficiales y empresas tienen sus propios gabinetes de comunicación y publican sus documentos en la Red) y saber si lo que se está contando coincide con los relatos elaborados que se ofrecen.
    Por cierto, todavía no lo he dicho, pero me gusta tu estilo: sin estridencias, especializado en unos temas concretos (en los que se ve que pilotas), cómodo de leer (por la extensión de los posts, la pertinencia de los elementos que acompañan al texto) y, sobre todo, bien redactado (y si no, ya vendré yo a corregir…jejeje, es una coña). Enhorabuena.

  2. Muchas veces. Por cierto, ya que te he dado la de arena, ahora va la de cal: mírate otra vez el post, ahora que estás un poco más relajado, que la indignación te ha hecho meter el dedo donde no debías 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s