Una cosas son las dudas y otras las carencias

En esta última semana de clases en la universidad muchos profesores dedican las últimas sesiones a la resolución de dudas generales y concretas de toda la materia impartida.

En este tipo de clases se encuentran, de repente, dos perfiles de alumnos: los que han asistido a clase con regularidad y los que no.

Los que han asistido a clase de forma regular exponen dudas concretas que requieren respuestas concretas. A solucionar estas dudas se dedica muy poco tiempo porque el alumno interesado tiene una profunda base sobre lo que pregunta.

Los que no han asistido a clase exponen dudas que a los anteriores les parecen ridículas por su simpleza infantil y su poco interés. Son dudas de carácter absurdo que no tienen una rápida ni sencilla respuesta porque el alumno no tienen ningún tipo de base de conocimiento, lo que complica mucho la resolución. ¿Cómo se puede enseñar tipografía a alguien que no sabe leer ni escribir? Tardarás más tiempo en hacerlo que a aquellos que leen y escriben con asiduidad desde hace tiempo, ¿no? A este último le recomendarás que aprenda a leer y escribir, y que cuando lo haya hecho en cantidad suficiente, pase a la fase de estudio de la tipografía.

Pues en esas estamos, haciendo ver a aquellos alumnos que no han asistido a clase durante el curso con regularidad, que lo que tienen no son dudas si no carencias, y que éstas no se solucionan en una sola sesión.

Y es que al final es cierto que uno recoge lo que siembra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s