La situación de la sanidad en EE.UU según Michael Moore

Este verano he visto la película de Michael Moore, Sicko. En ella el director de corte más que progresista muestra, según su mirada, la situación del sistema sanitario norteamericano, que destaca por no ser universal.

La población debe pagarse una sanidad privada, pero el problema está en la gran corrupción de estas compañías aseguradoras, que ganan más dinero cuantos más pacientes rechazan a la hora de que sus clientes necesiten una intervención.

Moore muestra cómo las compañías aseguradoras son corruptas por naturaleza y controlan el Congreso de los EE.UU. con las grandes aportaciones económicas que ofrecen a los políticos en sus campañas.

A lo largo de la película Moore entrevista a personas que han sufrido el rechazo de estas compañías por motivos absurdos, cómo la situación sanitaria de los presos de Guantánamo es mejor que la de algunos de los voluntarios del 11-S, y las bondades de los sistemas universales de sanidad que existen un países europeos o incluso en Cuba, a donde acuden a curarse los enfermos que Moore va conociendo.

Sé que este director es totalmente partidario y su visión es sesgada, pero alguna razón tendrá cuando el presidente Obama tiene en su agenda desde la campaña electoral la reforma de este sistema. Veremos si el Congreso le deja hacerla.

A mí me encanta Estados Unidos pero me alegro de ser español de visita y no ser norteamericano.

Anuncios

2 pensamientos en “La situación de la sanidad en EE.UU según Michael Moore

  1. La verdad es que cuando te hablan de falta de asistencia sanitaria, normalmente se te va el pensamiento a países de la antigua URSS, Marruecos, Turquía, Indonesia…pero no caemos en que en Estados Unidos una persona de clase media no puede permitirse siquiera ir al dentista si le duele una muela. Es espeluznante.
    Un tío mío, hace muchos años, viajó por cuestiones de trabajo a Los Ángeles. Allí le dio una hernia discal, el pobre no se podía mover. Cuando llegó la ambulancia el personal sanitario no se decidió a subirlo a a camilla hasta que soltó un fajo de dólares. Al final consiguió que le asistieran de urgencia y desde el consulado movieron papeles para que pudieran repatriarlo. Se me pone el vello de punta sólo de pensarlo.

  2. Pingback: Sobre la última película de Moore: Capitalismo, un sistema de legaliza la avaricia « EMPRE|TEC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s