La importancia de los programas académicos en la universidad

Los programas académicos son esos documentos que están a disposición de los alumnos desde principio de curso, antes de que estos se matriculen de las asignaturas.

En estos documentos se recogen, de forma tradicional, los fundamentos de la asignatura: objetivos, contenidos, metodología, criterios de evaluación y blibliografía.

El documento lo elabora el profesor y lo difunde a los posibles alumnos de forma que estén informados de las normas básicas de la asignatura, y cuál es la manera de superarla.

De cara al “plan Bolonia” los programas académicos tradicionales van a ser sustituidos por las guías académicas, que serán mucho más detalladas, pudiendo incluir al incluso lo que el profesor junto con los alumnos harán en cada sesión de la asignatura.

El problema con los programas es que los alumnos no los consultan, no sienten inquietud ni necesidad de recibir información previa al comienzo de la asignatura. Los alumnos no leen, no se informan y se fian de lo que el profesor les dice el primer día de clase durante una breve presentación.

En el programa se pueden recoger las claves de la asignatura, claves vitales para poderla aprobar, y que puede que el profesor no las mencione por no considerarlo necesario al estar la información publicada.

La falta de interés de los alumnos por esta documentación puede generar problemas, sobre todo por parte de alumnos que repiten la asignatura. Se da muchas veces el caso (yo lo hago) en el que en el programa incluye, en el apartado de metodología, unas instrucciones específicas para los alumnos repetidores que no van a asistir a la asignatura de forma ordinaria por tener solapamientos en el horario. En esta metodología se encarga un trabajo tutelado con unas sesiones tutoriales de obligatoria asistencia.

La sorpresa del profesor, y la del alumno afectado, es mayúscula cuando aquel le ve por primera vez en la celebración del examen final, en donde se le notifica que no va a poder aprobar la asignatura por no haber hecho el trabajo. Entonces surgen los conflictos, las quejas y las malas reacciones.

Todo se reduce a la falta de interés y la dejadez por parte de unas personas que no tienen ninguna inquietud por conocer las normas del juego en el que están participando.

El profesor dedica muchos recursos a la preparación de un programa académico completo, actual, moderado, correcto y detallado. Y todo para que la otra parte interesada no se moleste en leerlo, cuando es ella la que más va a sufrir las consecuencias de no conocer las normas básicas del juego.

Una pena. Espero que este post anime a los estudiantes universitarios a acudir ipso-facto a los programas de sus asignaturas. Descubriran una gran cantidad de información útil y enriquecedora.

Para aquellos más críticos con el contenido de este post, puedo decir que se trata de un arma de doble filo. Los alumnos deben ceñirse al programa tanto como el profesor, que no debe deformarlo ni cambiarlo cuando le venga en gana. Para eso está publicado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s