Las empresas deben mantener la rentabilidad salarial de sus empleados si quieren evolucionar positivamente

Usemos la famosa forma de introducir una situación que nos incomoda: Tengo un amigo que… trabaja en una empresa desde hace seis años y sigue cobrando lo mismo que cuando comenzó. Esto es algo que puede suceder, ¿no?

Las empresas, muy listas ellas, no aumentan el salario de los empleados pensando que estos están sometidos por ellas, ya que necesitan el trabajo para subsistir. El argumento de la Dirección de la empresa ante una solicitud de subida salarial después de seis años puede ser: creemos que cobras suficiente. Si no te gusta, puedes irte.

Esta es una situación, considero, más perjudicial para la empresa que para este empleado menospreciado, presuponiendo que realiza su trabajo con gran eficiencia y dedicación.

Una norma fundamental en la empresa es que la gente siempre busca la rentabilidad en su trabajo. Si entraste a trabajar en la empresa en octubre de 2004 y sigues cobrando lo mismo en octubre de 2009, significa que la rentabilidad de tu salario ha disminuido un 13,1%.

En este momento el trabajador comienza a rentabilizar esa diferencia, comienza a recuperarla, con el consiguiente perjuicio para la empresa:

  • Llega más tarde
  • Se marcha antes
  • Deja de tener iniciativa
  • Deja de ser autónomo
  • Si antes acudía a trabajar con 38º de fierbre, ahora con 37,5º se queda en casa avisando de que está enfermo.
  • No acude a los actos que no sean totalmente obligatorios.

En resumen, se dedica a hacer lo mínimo para seguir cobrando sin que le echen.

A la empresa no le merece la pena mantener este ambiente. Las personas no son ONGs y darán tanto por la empresa, se comprometerán tanto con ella, como la empresa se comprometa con ellos.

¿Como puede ser que cada año se aumenten los objetivos, las exigencias y las metas, pero cada año que pasa la capacidad adquisitiva del empleado se vea reducida? La gente no es estúpida, y mantendrá su nivel de trabajo en relación a la rentabilidad que le aporte el desarrollo de este trabajo.

Y cuando se le llame la atención, tendrá todos los argumentos a su favor:

  • ¿Que quieres, si tengo menos capacidad adquisitiva que hace seis años?
  • Yo me comprometo con la empresa tanto como la empresa se compromete conmigo. Reciprocidad.
  • No trabajo para que la empresa se enriquezca a mi costa, mientras yo pierdo capacidad de ahorro.
  • ¿Tú cobras lo mismo que hace seis años?

La empresa es una organización en la que todos sus participantes deben involucrarse, concienciándose de la importancia de su trabajo a la hora de conseguir los objetivos fijados y sabiendo que su esfuerzo se verá recompensado con una evolución a nivel personal, social y profesional, y con un aumento de su calidad de vida.

El argumento es el siguiente: si tanto trabajando como no trabajando me voy a morir de hambre, prefiero no trabajar.

¿Algún administrador de empresa se atreve a argumentar en contra del contenido de este post?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s